4 ene. 2011

Llegará un momento en que mirarás a tu vida, lo habrás visto pasar y te preguntarás donde estuviste tu, todo ese tiempo.

He venido a preguntarte que qué es lo que estás buscando, y me has dicho que no quieres un amor civilizado, que sólo eres un adolescente. Me he alegrado de escucharlo de tu boca, por fin. Si somos sinceros, yo sólo quiero estar con alguien que me complemente, con quien poder decir tonterías y ser feliz. Tampoco yo quiero una relación seria. Sólo quiero amor, pero del romántico no, por favor, que estalla y deja manchas. El 99.9% de los corazones laten buscando a su media naranja, con la que pasear de la mano, hacer escapadas románticas, decirse lo mucho que se quieren, comprarse una casa en la playa, casarse, y pasar el resto de la vida juntos, comprar un perro y tener hijos. 
Yo no quiero un amor civilizado, romanticón ni de película. Sólo quiero estar con alguien que quiera estar conmigo, en pijama, con el pelo deshecho y sin maquillaje.

9 comentarios:

  1. Cuanta razón tienes, esos amores de tardes en el sofá y paseos de la mano viviendo en un piso en el centro...
    Yo quiero uno lleno de carcajadas. :)

    ResponderEliminar
  2. No seaís exigentes chicas, que cuando llega el amor de tu vida te rompe todos los esquemas. Nada de lo que habias pensado, imaginado, planeado tiene nada que ver con la realidad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. 99.9% de corazones latiendo al mismo compás, y todos equivocados. Pobres desgraciados.

    ResponderEliminar
  4. para que más ??

    feliz año

    ResponderEliminar
  5. Pobres desgraciados felices.
    ¬¬

    ResponderEliminar
  6. Holaaa
    me encanta como escribes.
    Te deseo un hermoso fin de semana .
    Nos seguimos visitando.
    besoss

    ResponderEliminar
  7. jajaja...eso, eso...un amor enraizado en la vida, con olor a humus y a vapores humanos...sin maquillaje, claro, porqué sinó es cuestión de tiempo, que se caiga el estuco protector...y como bién dices, luego estalla y deja manchas....me encanta cocorosie! besos

    ResponderEliminar
  8. Vaya…nada como una tarde en el sofá con derecho a despeinar un flequillo y haciendo cosquillas a una “campanilla” sin alas.

    Las cosas sencillas a veces se empeñan en ser las más difíciles de encontrar.

    Beso en la cuarta hoja del trébol

    ResponderEliminar
  9. No hay nada como eso: sofa, tele, pies descalzos, pijama y gafas de leer.
    Asi es como se sabe si alguien realmente te quiere, jaja.

    Me gusta mucho tu blog y como escribes.
    Realismo puro y duro.

    Saludos!

    ResponderEliminar